Si está planeando adquirir una propiedad por medio de una hipoteca, es necesario que acuda con un notario, porque es fundamental su función en este tipo de documento.

Hay que recordar que los notarios cumplen dos funciones básicas en la firma de cualquier contrato, ya que aseguran que el contrato cumpla la legalidad y por otro lado, dan fe de lo que se pone en éste y de que lo firman quienes dicen firmarlo.

Es decir, un notario aporta una garantía válida a efectos legales sobre la operación, ya sea un concurso, o como en este caso, la compra de una vivienda y su financiación.

La función del notario en la firma de una hipoteca añade un tercer elemento que es el asesoramiento.

El notario debe asegurarse de que cuando pida una hipoteca, sabrá lo que está pidiendo, lo que implica y que entenderá bien lo que pone en el préstamo hipotecario.

La ley fija dos visitas a la notaría, antes de firmar la hipoteca como un paso para comprar la casa.

Artículo creado con información de finect.com.